Opción
Portada

Actualidad

Ediciónes

Búsqueda


Ecuador: intensas protestas juveniles se oponen a la firma del TLC con EE.UU.

Un paro estudiantil moviliza a miles de jóvenes contra el gobierno de Gutiérrez

Franklin Falconí*

Miles de estudiantes a nivel nacional acudieron a la convocatoria de la FESE para el paro estudiantil este 10 de marzo, en contra del incumplimiento del gobierno en torno al carné estudiantil, que permite el pago de la mitad de la tarifa en el transporte público; además de la oposición a la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos.

7 de junio de 2007

Quito, jueves 10 de marzo de 2005.- Las protestas cambiaron de tono en el país. Esta vez, los estudiantes secundarios se han tomado las principales vías de las ciudades y las arterias que comunican a las distintas provincias, no con el propósito de que se destituya a la Corte Suprema de Justicia, como ha sido el objetivo de las últimas movilizaciones promovidas por las élites en defensa de sus intereses, sino con el propósito de reclamar la emisión del carné estudiantil, que fue promulgado hace dos años por el gobierno nacional, pero que no se concreta hasta hoy.

La masiva y combativa movilización convocada por la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), además se opone a la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, rechaza la ejecución del denominado Plan Bicentenario, que lo único que pretende es la municipalización de la educación, como camino previo a su privatización. Además, exige que el gobierno cumpla con el mandato constitucional que dispone que a la educación se le asigne el 30% del Presupuesto del Estado.

Según reportes llegados a nuestra redacción hasta el medio día de hoy, los estudiantes acudieron masivamente al llamado de sus dirigentes, a lo que el gobierno ha respondido con un impresionante despliegue policial, que hasta el momento deja como saldo más de 100 detenidos y dos jóvenes heridos en la ciudad de Latacunga.

En provincias como Imbabura, Cotopaxi y El Oro, los estudiantes se tomaron las oficinas de las direcciones de educación local para exigir que el gobierno de atención a sus pedidos.

Quito, la capital de la república, estaba sitiada hasta el medio día por las fuerzas policiales, que reprimían brutalmente a los estudiantes, quienes se dispersaban por momentos para luego volver con más fuerza a sus reclamos. En Sucumbíos se cerró la vía Panamericana, que conecta a la provincia con la capital, así como en Aloag, localidad que queda a la entrada de Quito. Los estudiantes han dicho que no bajaran el nivel de la protesta, mientras el gobierno no cumpla con sus ofrecimientos y mientras no se abstenga de negociar en nombre de los ecuatorianos un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, que en nada nos beneficia, sino que nos traerá miseria y muerte.

Por su parte, la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE) anunció que se suman a la lucha de los secundarios, y que exigen que se trate en segundo y definitivo debate en el Congreso Nacional, la Ley del Carné Estudiantil, que beneficiará a los estudiantes de hasta 26 años de edad. (FF)

Quincenario alternativo OPCIÓN

 Franklin Falconí
Editor general del quincenario ecuatoriano Opción.

 

Actualidad

  Respuesta de la Presidenta de la UNE a las desatinadas declaraciones del Presidente Rafael Correa

  VENEZUELA, ECUADOR, COLOMBIA:SE TENSIONA ESLABÓN DÉBIL DE LA CADENA IMPERIALISTA

  1908-1985 ENVER HOXHA Y SU TIEMPO

  APORTES AL DEBATE SOBRE ECOLOGÍA

  La lucha revolucionaria y la cuestión de la democracia

  NUEVAS EXPRESIONES DE LA CRISIS MUNDIAL DEL CAPITALISMO

  LA GUERRA PREVENTIVA EN AMERICA LATINA

  Un paro estudiantil moviliza a miles de jóvenes contra el gobierno de Gutiérrez

  Volvió el circo de Bucaram, en medio del repudio popular

  Los estudiantes convierten a Quito en campo de batalla

  Entrevista a Fernando Oña Co-editor del Periódico Opción

  El proceso legal en contra de Chevron Texaco, 1993-2004

  El gobierno de Alfredo Palacio es un gobierno corrupto

  La conciencia de clase se desarrolla entre los trabajadores tercerizados

  ’Me debo al periodismo popular, y lo digo con orgullo’